1993 Entrevista Alberto Fujimori

Entrevista y fotos: Verónica Sáenz Porras

Probablemente no hay nadie tan optimista en Perú como su presidente. Para cuando acabe su mandato, en 1995, piensa haber terminado con las guerrillas, haber revitalizado la economía con una masiva entrada de inversiones y afianzado definitivamente la democracia. Si lo logra, habrá ganado un juego político que comenzó en 1991, con una meticulosa campaña que mostraba las evidentes deficiencias de algunas instituciones y el desgaste de los políticos tradicionales. La partida con continuó el 5 de abril de 1992 con un golpe de gracia: cerró el Congreso y anuló el poder judicial. Poco después comenzó la depuración de altos mandos en las Fuerzas Armadas, lo que provocó un intento de golpe militar el pasado 13 de noviembre que, si hubiera cuajado, habría sido su última jugada. Ahora, con el ya instalado Congreso Constituyente, las piezas están colocadas para que jueguen a su favor: para el presidente Alberto Fujimori es la hora de la concertación con todos para conseguir la estabilidad política.

Si bien la guerrilla de Sendero Luminoso está debilitada por la captura de su líder, Abimael Guzmán, y sus principales colaboradores, se prevé, ante la cercanía’ de las elecciones municipales, que se inicie una ola de atentados selectivos contra los candidatos.  -Los candidatos más notorios tienen seguridad, pero hablando en términos reales no es posible dar protección a todos ellos; superan algunos miles. El Gobierno tiene toda una estrategia de pacificación cuyos resultados son visibles. Las elecciones para el Congreso Constituyente se han realizado prácticamente en la normalidad, aunque no descartamos que hayan atentados porque la lucha contra Sendero Luminoso y el MRTA (Movimiento Revolucionario Tupac Amaru), no ha terminado. ¿Se ha entrevistado con Abimael Guzmán?  -Nunca he tenido un contacto directo; las informaciones que aseguran eso son falsas. No me interesa verlo; sólo que esté en una prisión segura para que no tenga ninguna posibilidad de escapar. Guzmán es un hombre sumido en su fanatismo, con una pseudo ideología sin sustento. Es un repetidor de algunos dogmas y ha perdido la orientación política. ¿Piensa reinstaurar la pena de muerte? -En estos momentos está en función del Congreso. Ahora prefiero mantenerme al margen para evitar suspicacias de los críticos. Quisiera que el Congreso actuase de la forma más autónoma posible. Claro que, personalmente, soy partidario de la aplicación de la pena de muerte a estos cabecillas. En noviembre pasado hubo un intento de golpe de estado. Ahí quedó claro el descontento de un sector de las Fuerzas Armadas por la arbitrariedad con que se han manejado los ascensos y pases a retiro, además de los bajos sueldos. ¿Cómo va a limar asperezas para evitar otro intento de golpe? -Me gustaría saber a qué sector se refiere usted. Seguramente ha recogido la información de los medios de comunicación. Yo pertenezco a un medio de comunicación, y usted sabe que viajo a zonas de conflicto, y que mis temas son subversión y narcotráfico.  -Gracias por la aclaración. En lo que se refiere a sueldos y salarios, obviamente no son satisfactorios. Pero esto no es sólo en el sector militar, sino también en el universitario, diplomático y en todo el sector público. De acuerdo, pero los militares tienen las armas…

Creo que ningún oficial de las Fuerzas Armadas desearía un aumento de las remuneraciones con emisiones monetarias. Se quiere mejorar la economía para mejorar los sueldos. Existe malestar en los generales retirados y en aquellos que fueron apartados por participar en el intento de golpe del 13 de noviembre, como es obvio. Las Fuerzas Armadas tienen conciencia de la direccionalidad de este Gobierno. Creo que después de mucho tiempo las Fuerzas Armadas están en función del poder político; no son un poder paralelo. Insisto, señor presidente, en que el malestar aún persiste, y no sólo en aquellos implicados en la intentona golpista. ¿A usted no le preocupa la posibilidad de otro intento de golpe? -La disciplina y la mística que se perciben en la oficialidad es fundamental para la estabilidad política del país. Estoy tranquilo en ese sentido.  El primer ministro, Carlos de la Puente Raygada, ha responsabilizado al ex ministro de Economía, Carlos Boloña, de la actual recesión al perder el control sobre el gasto interno. ¿Está de acuerdo con estas críticas? -No se trata de errores, sino de distorsiones que se presentan en un programa económico y que es necesario corregir: bajo tipo de cambio, altas tasas de interés. No responsabilizo al ministro Boloña. Él ha realizado una excelente labor.¿Fue eso lo que provocó la dimisión de Boloña o hay otras razones de fondo? -Hay razones de carácter político y técnico. Después de dos años un ministro de Economía obviamente se desgasta. Consideré que se requería cierta oxigenación en esta nueva etapa, particularmente en estos momentos en que se vislumbran problemas en los sectores de la oposición. ¿A qué problemas se refiere? -Problemas no, críticas que pudieran ser infundadas. Las otras razones son de carácter técnico. Habría que hacer mayor incidencia en lo que se refiere a los correctivos económicos y tener un puente de comunicación más fluido con el sector productivo. Esto no quiere decir un cambio del programa económico; tampoco la reactivación forzada. Seguiremos la misma línea buscando estas correcciones.

Carlos Boloña, en su carta de renuncia, señaló que usted gobierna según las encuestas. -Pienso que la carta la escribió en un momento especial, y no tuvo una reacción sensata. Al margen, para mí los sondeos de opinión son muy importantes porque me permiten evaluar la opinión de la población sobre las medidas que toma el Gobierno. Lo interesante de todo esto es que no hay una correlación directa entre populismo y respaldo popular. Para el presidente, cuando se quiere moralizar el país y pacificarlo, es importante el apoyo de la población. –El nuevo ministro de Economía, Jorge Camet, ha anunciado que va a conseguir una reactivación económica. ¿Cómo lo logrará? -Espero que lo que pueda generar una mayor producción, sea corregir paralelamente dos elementos de distorsión: bajar la tasa de interés, que significa una carga muy pesada para las empresas y mejorar el tipo de cambio. El Gobierno, naturalmente, tiene que hacer una mejor gerencia, en el sentido de que lo que recauda sea inmediatamente devuelto a la economía a través de los canales más adecuados. Camet también afirma que habrá un agresivo programa de compensación social. ¿Se refiere a comedores populares o a la creación de pequeñas empresas?    -Fundamentalmente a la generación de empleo y la mejora de la infraestructura para la producción y para el bienestar de la gente. Por ejemplo, en el área rural se requieren muchas obras de canalización, de pequeños caminos rurales, de generación eléctrica para que a su vez se puedan generar pequeñas empresas. Es decir, sentar las bases para que estas microempresas puedan instalarse en las zonas urbanas gracias a un plan de obras de construcción, lo que ya estamos haciendo en niveles bastante aceptables. Para lograrlo estamos trabajando con la recaudación fiscal, porque el crédito externo ha sido muy bajo. Las masivas migraciones del campo a la ciudad -por la violencia o la pobreza- han convertido Lima en una ciudad súper poblada donde más del 50 por ciento de sus habitantes vive en barriadas miserables, la mayoría sin ninguna condición sanitaria. ¿Qué piensa hacer su Gobierno al respecto?  -Ofrecer las condiciones para la reemigración: primero tienen que ser rentables estas zonas que han sido abandonadas. Hacerlas rentables significa proveerlas de infraestructura: canales y caminos. No voy a incentivar la reemigración mientras no estén las condiciones dadas. Este va a ser un proceso natural. Independientemente de las emigraciones, el problema de fondo es el alto crecimiento demográfico, particularmente en la zona rural, donde supera el 2,3 por ciento anual. No tenemos resultados concretos en el programa de control de la natalidad. Creo que es importante corregir esto y llegar, si fuera posible, al 1,9 por ciento.

Se dice de usted que es un político astuto y hábil. ¿Cómo se calificaría? -He aprendido mucho; más bien creo que soy alumno de la política, pero liberado de los intereses particulares. Poco antes de la segunda vuelta electoral, usted dijo que su plan de gobierno se diferenciaba del de Mario Vargas Llosa, el candidato rival, porque no aplicaría un shock económico: ni habría privatizaciones ni liberación del comercio exterior. Sin embargo, una vez en el Gobierno, hizo todo lo contrario. ¿Eso no fue astucia política?  -Cuando se hizo una evaluación de la economía del país, los elementos con los que se contaban no se ajustaban a la realidad. Por ejemplo, sobre las reservas internacionales, sobre los forados (fugas de capital) en las empresas públicas, sobre el déficit fiscal, sobre la emisión inorgánica (de papel moneda), sobre las necesidades en el tesoro público y sobre el proceso hiperinflacionario que llevó el litro de gasolina a seis centavos de dólar. Esto nos obligó a trabajar con pragmatismo y llevar la gasolina a su precio real, un dólar y medio. En lo que refiere a privatizaciones, tras un año de evaluación, no veíamos posibilidades de un fácil reflotamiento. Tomé personalmente la decisión de iniciar la privatización. ¿Qué piensa sobre la integración lationamericana?-Pienso que debemos continuar en esta ruta, pero en términos concretos. El ejemplo más claro es nuestra relación bilateral con Ecuador. Han disminuido totalmente las tensiones fronterizas. Esto ha permitido al Perú derivar fuerzas concentradas en las fronteras para trasladarlas a las zonas de emergencia, para destinarlas a la lucha contra el terrorismo. En cuanto a las relaciones comerciales con Ecuador se ha llegado a acuerdos bilaterales, luego de la suspensión de nuestra participación en el Grupo Andino. Del mismo modo lo hicimos con Bolivia. Hace dos años tenía un alto concepto de Vargas Llosa. Hoy, el novelista, al conocer la crisis económica de nuestro país, insiste en pedirle a las instituciones financieras que no den créditos al Perú. ¿Ha variado ahora su concepto sobre él? -Sigo pensando que las personas son por naturaleza buenas. No me explico su actitud. Creo que por las informaciones que le llegan tiene una idea equivocada. Espero que pronto le hagan llegar la información correcta. A veces, los peruanos tienen la impresión de que usted posee en el palacio de Gobierno un juego de mesa llamado Perú donde estudia detenidamente cada jugada. Sería interesante saber cuál será el final del juego, en 1995. -Soy un hombre planificador, ordenado, que evalúa todos los elementos disponibles. En realidad, manejo los problemas del país en el contexto político como si estuviera frente a un tablero de ajedrez. Yo digo: me van a hacer esta jugada, entonces yo hago dos jugadas previas, un jaque y luego un jaque mate. Todo con el objetivo de sacar al Perú de la crisis. Espero que en 1995 el país esté completamente pacificado, un país donde las inversiones sean atractivas y donde la población ya esté participando en este proceso de reactivación. Personalmente no tengo ninguna obsesión por ser reelecto. 

Artículos anteriores

1991   Kausachum Coca

1991 Kausachum Coca

Texto y Fotos: Verónica Sáenz Porras

Desde el domingo pasado, los 14.000 campesinos cocaleros de la Provincia de La Convención, en el Departamento de Cusco, están en la ciudad de Quillabamba en paro indefinido. Se oponen al convenio antidrogas con los Estados Unidos…

leer más
1990 Petisos en Paracas

1990 Petisos en Paracas

Texto y Fotos: Verónica Saenz Porras

Sobre la fría y húmeda vereda de la Plaza San Martín en el centro de Lima, cubiertos por periódicos simulando el abrigo de las mantas, un grupo de menores duermen la noche. Son los petisos, los niños de la calle, que han optado vivir en ellas, escapando de la violencia familiar…

leer más
1993 Juan Gabriel

1993 Juan Gabriel

Textos y fotos: Verónica Sáenz Porras

Juan Gabriel no habló de su primera infancia, como si su vida comenzara a los 13, cuando escribió sus primeras canciones. Hoy, uno de los cantantes y compositores hispanos más conocidos de México, con más de 120 temas compuestos para él y para artistas como Rocío Durcal, Daniela Romo ….

leer más
1999  Jesús Q´anaq

1999 Jesús Q´anaq

Textos y fotos: Verónica Sáenz Porras

En la religión andina existen dos tipos de sacerdotes, los Pampamisayoq como Jesús Q´anaq y los Altomisayoc. Los dos tienen para los pobladores la misma importancia y merecen el mismo respeto, ya que la religión andina no tiene la estructura piramidal como la católica…

leer más
1995 Tribus Urbanas España

1995 Tribus Urbanas España

Textos y fotos: Verónica Sáenz Porras

En la ciudad de Valencia en España, un grupo humano que conforman las llamadas tribus urbanas, han ocupado un inmueble deshabitado para convertirlo en su hogar. Allí, organizados, conviven bajo sus propias reglas, subsistiendo del comedor popular y el alquiler de salas de música ….

leer más
1988 Mario Vargas Llosa

1988 Mario Vargas Llosa

Entevista y fotos: Verónica Sáenz Porras

El escritor peruano Mario Vargas Llosa incursiona en la política. Ha sido elegido para candidatear por el frente Democrático FREDEMO, en las próximas elecciones con miras a ocupar el sillón presidencial en 1990. El país se encuentra sumergido en el caos …

leer más

REVISTA CAMBIO 16 ESPAÑA