Ayahuasca La Medicina

Ene 15, 2020 | TEMAS DESTACADOS

1996 . Textos y fotos: Verónica Sáenz

Iquitos. Perú. Los nativos de la cuenca amazónica han utilizado desde época inmemorial la planta Banisteriopsis caapi, conocida como Ayahuasca . LLamada “la medicina”, “doctorcito ayahuasca”, yagué, la liana del ahorcado o la soga del muerto, es utilizada por los chamanes de las comunidades nativas amazónicas, quienes transmiten de generación en generación sus conocimientos. Médicos de la naturaleza, de las comunidades nativas, son quienes curan los males del cuerpo y del espíritu desde que el hombre fue hombre y se alimentó y curo con las plantas.

Esta liana, ayahuasca, es un poderoso alucinógeno  utilizado en las ceremonias realizadas por un maestro curandero quien lo conduce -luego de la ingesta del paciente-  por el laberíntico inconsciente de su mente, mediante ícaros cuánticos, que entona al son de su maraca hasta encontrar el padecimiento y liberarlo.

En la ciudad de Iquitos existen actualmente 110 maestros curanderos quienes atienden las noches de  martes o viernes, en la ciudad y alrededores. Francisco del Castillo es uno de ellos, tiene un pie torcido semejando al duende de la selva, el chullachaqui,  que juega travesuras a los visitantes. Con él nos vamos en una pequeña embarcación de madera, surcamos el río Nanay, hasta la otra orilla, Caminamos un largo rato, con los cinco sentidos puestos en la abundancia de verde y de sonidos. Francisco, machete en mano, silva raspante con sus dientes, rodeando un grueso árbol de ramas y lianas, donde el ayahuasca lo observa vigilante, entregándose a su destino.

“Ayahuasquita te voy a llevar, para que nos hagas ver el universo, el sol, el cielo, las estrellas, ver las penas de tu corazón ayahuasquita, llevándote estoy te voy llevando”, y el machete cae, y el maestro la caga hasta llegar a  la  maloca de palmas en la inmensa soledad de la selva. En el fogón a leña la cuece en la olla de barro, todo el día, agregándole unas hojitas de chacruna y un poquito de toé, para tener visiones. Antonio del Castillo, mientras oscurece serio y sacro sentencia -“si llegas a ver infiernos, son tus propios fantasmas… los fantasmas de tu mente”. 

Un trago, dos tragos, tres tragos. El líquido se deslizó amargo y espeso por mi garganta. La noche era densa, tan densa, que hasta la luna y las estrellas habían huido. Una catarata de gritos corta la húmeda oscuridad de la selva. Las tinieblas me juegan una mala pasada. No veo nada, aunque abra aún más mis ojos. La fantasía ha ocupado el escenario de lo invisible. La boca, pastosa, sabe a tierra. Mi lengua y las paredes de mi garganta parecen estar cubiertas por una película plástica. Las maracas sacan sus primeros ruidos y el maestro comienza a silbar trayendo de a poco una canción que no llego a entender. Algo retumba en mi cabeza. Me acuerdo del Manguaré, ese tronco hueco que los nativos hacen retumbar en la selva. A mi costado está el maestro. Siento el olor de su ropa, una humedad sucia y animal. Casi puedo ver, sin mirar, la piel resbaladiza de su rostro. Sus poros están abiertos, muy abiertos y yo me deslizo dentro de ellos, flaca como una aguja. ¿Será él mi único guía en este vuelo sin timón ni brújula; El que me jalará de un brazo si me sumerjo en una pesadilla sin retorno… el que me tirará una cuerda si la tierra abre su boca y una pegajosa lengua intenta succionarme?

Deben ser las diez de la noche. Me levanto. Vomito. “Te estás limpiando por dentro”- me dice el curandero. Me recuesto nuevamente. Sé que estoy ahí, estática y con los ojos cerrados. Lo sé porque lo estoy viendo desde arriba. Se ha producido el “desdoblamiento”. Veo mis secretos. Reflexiono. Veo amarillo a mi costado y todo negro otra vez. El negro se convierte en un túnel, el túnel es la selva oscura por la que corro recibiendo latigazos de las ramas de los árboles,, naturaleza… “Ayahuasquita -sopla el cantar del curandero- a ti te voy dejando Ayahuasquita”. Está amaneciendo.  Veo a los árboles y su savia, hermanados con mi sangre armonizada y al horizonte  ralo rayar mi nariz. Mi cabeza aún yace sobre el suelo…”

Artículos anteriores

1991   Kausachum Coca

1991 Kausachum Coca

Texto y Fotos: Verónica Sáenz Porras

Desde el domingo pasado, los 14.000 campesinos cocaleros de la Provincia de La Convención, en el Departamento de Cusco, están en la ciudad de Quillabamba en paro indefinido. Se oponen al convenio antidrogas con los Estados Unidos…

leer más
1990 Petisos en Paracas

1990 Petisos en Paracas

Texto y Fotos: Verónica Saenz Porras

Sobre la fría y húmeda vereda de la Plaza San Martín en el centro de Lima, cubiertos por periódicos simulando el abrigo de las mantas, un grupo de menores duermen la noche. Son los petisos, los niños de la calle, que han optado vivir en ellas, escapando de la violencia familiar…

leer más
1993 Juan Gabriel

1993 Juan Gabriel

Textos y fotos: Verónica Sáenz Porras

Juan Gabriel no habló de su primera infancia, como si su vida comenzara a los 13, cuando escribió sus primeras canciones. Hoy, uno de los cantantes y compositores hispanos más conocidos de México, con más de 120 temas compuestos para él y para artistas como Rocío Durcal, Daniela Romo ….

leer más
1999  Jesús Q´anaq

1999 Jesús Q´anaq

Textos y fotos: Verónica Sáenz Porras

En la religión andina existen dos tipos de sacerdotes, los Pampamisayoq como Jesús Q´anaq y los Altomisayoc. Los dos tienen para los pobladores la misma importancia y merecen el mismo respeto, ya que la religión andina no tiene la estructura piramidal como la católica…

leer más
1995 Tribus Urbanas España

1995 Tribus Urbanas España

Textos y fotos: Verónica Sáenz Porras

En la ciudad de Valencia en España, un grupo humano que conforman las llamadas tribus urbanas, han ocupado un inmueble deshabitado para convertirlo en su hogar. Allí, organizados, conviven bajo sus propias reglas, subsistiendo del comedor popular y el alquiler de salas de música ….

leer más
1988 Mario Vargas Llosa

1988 Mario Vargas Llosa

Entevista y fotos: Verónica Sáenz Porras

El escritor peruano Mario Vargas Llosa incursiona en la política. Ha sido elegido para candidatear por el frente Democrático FREDEMO, en las próximas elecciones con miras a ocupar el sillón presidencial en 1990. El país se encuentra sumergido en el caos …

leer más
1992 Rondas Campesinas

1992 Rondas Campesinas

Texto y fotos: Verónica Sáenz Porras

Perú se encuentra en una espiral de violencia. El grupo terrorista Sendero Luminoso adoctrina y masacra a comunidades en el Ande peruano, el ejército ejerce su propia presión. Ellas decidieron organizarse, fabricando escopetas con desechos, para defenderse…

leer más
1993  Entrevista Alberto Fujimori

1993 Entrevista Alberto Fujimori

Entrevista y Fotos: Verónica Sáenz Porras

El presidente peruano Alberto Fujimori cerró el Congreso el 5 de abril de 1992 y anuló el poder judicial. Poco después comenzó la depuración de altos mandos en las Fuerzas Armadas, lo que provocó un intento de golpe militar el pasado 13 de noviembre, el cual fue….

leer más
1993 Nativos Asháninkas Perú

1993 Nativos Asháninkas Perú

Texto y Fotos: Verónica Sáenz Porras

Las comunidades Asháninkas de la selva central del Perú han sido invadidas por columnas del grupo terrorista Sendero Luminoso. Cientos de nativos han muerto, otros desaparecido huyendo de las balas y del hambre. El ejército peruano ha decidido intervenir…

leer más
1990 Poesía Peruana

1990 Poesía Peruana

Entrevista y Fotos: Verónica Sáenz Porras

Rocío Silva Santisteban, Rossella di Paolo y Patricia Alba son las poetas peruanas convocadas para este diálogo en el que desnudan la generación de los 80, en momentos en que la violencia en Lima ha tocado la puerta, con los estallidos de los carros bomba…

leer más

REVISTA VISIÓN LATINOAMERICANA